Las inspecciones y el mantenimiento son aspectos fundamentales en la industria de la construcción, ya que garantizan la seguridad, la calidad y la durabilidad de las estructuras y edificios a lo largo del tiempo. Estas prácticas son esenciales para prevenir problemas futuros, detectar posibles fallas y asegurar que las construcciones se mantengan en óptimas condiciones.