En el dinámico mundo de la construcción, la capacidad de realizar un seguimiento y control efectivos de los proyectos es esencial para su éxito. Este proceso implica la supervisión continua del progreso del proyecto, la gestión eficiente de recursos y la adaptación a los cambios y desafíos que surgen.